La Vuelta al Mundo en Libros: Argentina | La invención de Morel

La invención de MorelLa invención de Morel de Adolfo Bioy Casares
estrella1estrella1estrella1estrella0estrella0

“No estuve muerto hasta que aparecieron los intrusos; en la soledad es imposible estar muerto.”


Leído para el reto La Vuelta al Mundo en Libros: Argentina.


Quería amar este libro. Quería poder decir:“opino igual que Borges y Paz: es la historia perfecta”. Porque, ¿quién no quisiera pensar igual que estos dos genios literarios? Seguro que ellos sabían mejor que yo de que hablaban cuando alababan la perfección de La Invención de Morel. Tal vez basaron su opinión en la técnica, en la novedad del género, en sus artificios verbales, en su imaginación razonada y en su ejecución. Todos parámetros justos. Sin embargo, yo baso mí opinión en algo mucho más alejado de los lineamientos de la crítica literaria: el disfrute de la lectura.

Y mientras no me canso de alabar la escritura —Bioy Casares, you master—, no puedo decir lo mismo de la trama. Me pareció ingeniosa y el misterio logró cautivarme al principio, , pero pronto se me hizo increíblemente predecible. E inverosímil: ¿esa  ingenuidad y lentitud del protagonista? No te la compro, Bioy.

Entiendo que se trata de alguien mentalmente desequilibrado: por el sol, el hambre y las enfermedades. Siendo sinceros, probablemente estaba desequilibrado desde antes de llegar a la isla. Pero su negativa a percatarse de la verdad es irrisoria, sobre todo tomando en cuenta que era capaz de hacer deducciones mucho más dedicadas y menos obvias. Como el funcionamiento de las máquinas y el ciclo de las mareas, por ejemplo.

Sus lamentos y obsesiones lejos de inspirarme empatía, me inspiraban pena y un poco de repulsión. Resulta evidente que era la intención de Casares escribir un personaje digno lástima, y lo ha logrado con creces. Pocas veces he leído a alguien tan tremendamente patético.

“Este pensamiento es un vicio: lo escribo para fijarle límites, para ver que no tiene encanto, para dejarlo.”

Aún así, ¡me han ganado con ese final! Las explicaciones resultan anti-climáticas, pero ese ultimo intento de expiación por parte del protagonista (¿alguna vez dicen su nombre?) es ideal.  Este es un libro que se encuentra lejos de ser perfecto (lo siento, Sr. Borges y Sr. Paz), pero que por mérito propio cambió las reglas del juego de la literatura latinoamericana. Una historia con fallas, pero que no se olvida.

“Hoy, en esta isla, ha ocurrido un milagro.”


View all my reviews

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s